Loading...

ESTA MUJER PARECE OTRA MÁS DE CINTURA PARA ARRIBA. PERO AL VER EL RESTO DE SU CUERPO ME ECHÉ LAS MANOS A LA CABEZA

2

Cathie Jung, una mujer que nació en el año 1937, ganó un récord Guinness por un particular y muy perturbador hobby. Todo empezó cuando su gusto por la moda victoriana la llevó a usar corsés.

Sin embargo, no fue hasta el año 1986 que, junto a su marido Bob, tomaron una peculiar decisión: Cathie quería empezar a reducir el tamaño de su cintura

Cathie se casó con Bob en el año 1959. Juntos vieron que compartían el mismo gusto por las cinturas delgadas y estilizadas.

Sin embargo, no fue sino hasta un viaje que hicieron a Inglaterra en el año 1983 que descubrieron a otras personas que compartían esa misma fascinación, de ahí que, 3 años más tarde, se animaran a adentrarse en ella.

“Vivíamos en una pequeña comunidad en el este de Estados Unidos, donde el entrenamiento de cintura con corsé y las cinturas de avispa eran cosas desconocidas.

Siempre nos consideramos muy diferentes antes de nuestro viaje. Pero allí conocimos a un par de personas (interesadas en el entrenamiento de cintura) que parecían ser bastante normales a pesar de eso.

Y así es como empezó”. Al principio su cintura media 71 centímetros. Para achicarla, comenzó a usar corsés durante las tardes y un cinturón de reducción de cintura durante las noches.

Los corsés ciñen la cintura unos cuantos centímetros cada vez, y la figura que crean depende de cuán apretadas se aten las cuerdas que lo cierran en la espalda.

1

Año a año, la cintura de Cathie se fue empequeñeciendo más y más. Su esposo Bob, que es doctor, iba controlando que el proceso no afectara los órganos internos de su esposa.

El uso de corsé, según él, “puede comprometer tu estómago, y no comes tanto de una sola vez. El resto de los órganos no cambian más que como cuando una persona está embarazada.

Pueden ser empujados hacia un lado un poquito. Nada permanente”. Él es un fan ferviente de cómo se ve su esposa: “Me gusta la apariencia y me gusta la sensación de una cintura pequeña. Siempre ha sido más atractivo”.

2

Actualmente Cathie utiliza un corsé las 24 horas del día. Y tras 35 años su cintura mide… ¡solo 38 centímetros! Su impactante reducción le hizo ganar el premio a “La cintura más pequeña en una persona viva”.

El cuerpo de Cathie se ha deformado, pero de una manera que a ella y a su marido les hace feliz. Sin embargo, no todos están contentos con esta práctica: una de las hijas del matrimonio se cansó de las excentricidades de su madre: “Tenía muchas opiniones con respecto a lo que yo usaba y cómo me veía, y me decía ‘¡NO vas a venir a mi escuela usando eso!’, y cosas por el estilo”, cuenta Cathie.

No solo con su hija ha tenido problemas. La vida cotidiana también es un poco más dura: “Por supuesto que es difícil de llevar y hacer un montón de cosas normales… como manejar un auto.

No puedo ver bien o reaccionar bien. O solamente te puedes sentar de manera cómoda en algunas sillas. Y también está el problema social.

No todos entienden lo que hacemos ni piensan que una cintura ceñida es hermosa. Y toma un montón de tiempo. Ya sabes, vestirse y desvestirse y cuidar mi cuerpo. Tengo problemas en la piel”.

3

Pero aunque la pasión de Cathie y Bob pueda ser incomprendida por muchos, es lo que a ellos los hace feliz.

Su pequeña cintura es motivo de orgullo y, aunque haya tenido que dejar de lado algunas actividades normales o tenga que gastar 2 horas de su día para ponerse un corsé, cada sacrificio vale la pena.

Su polémica apariencia siempre ha dado mucho que hablar. ¿Qué opinas tú al respecto? Si quieres ver más imágenes de la impresionante cintura de Cathie, puedes hacerlo en el siguiente video (en inglés):

Fuente: Rincon Viral

Loading...
Facebook