Los médicos encuentran a esta chica en un oscuro cobertizo. ¡No creerás cómo luce ahora!

a

Hoy queremos contarte la historia de una chica llamada Nagina quien es habitante de una zona rural en Nepal y vive con sus padres quienes cuando esta chica era muy pequeña, se dieron cuenta de que sufría de una rara enfermedad en la piel. Esta enfermedad se conoce como ictiosis y se trata de una queratinización de la piel que lamentablemente no tiene cura.

Los síntomas de esta enfermedad incurable sin embargo, son bastante tratables y no se trata de una enfermedad contagiosa. Con este trastorno la piel se vuelve tosca y dura, además toma un aspecto escamoso y quien la padece ha de pasar muchas horas de su vida aplicándose cremas hidratantes para que no se formen capas duras en la piel.

Pero la historia de esta chica es muy triste ya que por pertenecer a una familia muy pobre y numerosa, sus padres no tenían tiempo de aplicar estas cremas y muchos menos el dinero necesario para poder adquirirlas ya que tenían muchos niños a quienes alimentar, por ende debían trabajar muchas horas, además estaba un asunto más, en este tipo de pueblo donde las personas suelen ser supersticiosas las personas con estas enfermedades son castigadas socialmente y terminan por ser aisladas.

Por esta razón, la enfermedad de Nagina no hacía más que empeorar día tras día hasta que un día ya no pudo moverse más. La pequeña se encontraba viviendo dentro del cobertizo al lado de la cabaña de sus padres y no hablaba con nadie, llevaba una miserable existencia llena de soledad. El doctor Dr. Bibek Banskota quien trabaja en el Hospital y Centro de Rehabilitación para Niños Discapacitados de Nepal dice: “Todo queremos a nuestros hijos pero cuando en la familia falta el agua y la comida, es difícil dar prioridad a otras cosas.”

a0

Cuando personas de la comunidad llevaron a  esta chica al consultorio del doctor, el mismo supo que debía tratarla con un producto muy económico: la vaselina. Las enfermeras del hospital bañaron a Nagina diariamente con jabón suave y envolvieron sus pies y cabeza con gasas empapadas de vaselina. Después  comenzó a recibir fisioterapia con la cual sus miembros volvieron a la vida. Por primera vez manos expertas y sensibles la trataban

a1

a2

Después de algunas semanas Nagina conoció a otros niños en el hospital y el mejor momento de todos fue cuando notó la gran mejoría que tenía y logró sonreír después de muchos años. Ahora esta chica está asistiendo a una escuela para niños con discapacidades y es feliz. Algo tan sencillo con la vaselina le cambió la vida.

 

Fuente: Noticias Raras

Loading...
Facebook